Ferrán Adriá, doctor honoris causa

19 de diciembre de 2007

Pocos títulos le faltan al genio y número de la cocina mundial Ferrán Adriá. Su nombre y persona sirven para impulsar incluso una cátedra universitaria (ver Cátedra Ferrán Adriá) en la Universidad Camilo José Cela, aparte de proyectos como el de la Fundación Alicia.

Así que el doctorado honoris causa de Ferrán tenía que venir de la mano de una de las mejores universidades del país tal y como ha sido. La centenaria Universidad de Barcelona le ha otorgado a Adriá el más alto galardón que puede conceder una universidad, su doctorado honoris causa.

El chef Ferran Adrià fue investido doctor honoris causa por la Universitat de Barcelona el pasado día 17 en una solemne ceremonia académica en el Paraninfo de la Universidad propia del rango de tal reconocimiento, vestido de los atributos de doctor (birrete, medalla, libro, anillo, guantes…) y con presencia de las más altas autoridades universitarias presididas por el rector de la Universitat, Màrius Rubiralta.

Propuesta de la Facultad de Química de la Universidad de Barcelona

Un hecho significativo es que Ferrán Adriá recibe este doctorado honoris causa a propuesta de la Facultad de Química. El mismo Ferrán valoró esta iniciativa como un gesto “valiente” dado que nunca antes una universidad española había reconocido a un cocinero con este galardón. La Facultad de Química justificaba la concesión del doctorado por «su contribución a la gastronomía, su metodología científica y en reconocimiento a su méritos». Fue citada además la Fundación Alicia con la que colaboran investigadores de la Universidad de Barcelona, centro de investigación dedicado a la innovación tecnológica en cocina y a la difusión del patrimonio agroalimentario y gastronómico, financiada por Caixa Manresa que preside Ferrán.

Algunos académicos consultados señalan que el lenguaje de Ferrán es más propio de un químico que de un cocinero (de él han surgido términos como la “gastronomía o cocina molecular”). Su cocina de “investigación” es vista con una mezcla de admiración simpatía y respeto por los universitarios.

En el acto, tras el elogio del padrino Claudi Mans, Ferrán dió su agradecimiento por el doctorado, a los académicos la habían promovido. También tuvo palabras de reconocimiento a todos los cocineros y profesionales de la gastronomía que en nuestros días están elevando este tipo de cocina como «manifestación cultural genuina». En su discurso el cocinero de El Bulli defendió el carácter interdisciplinar de la gastronomía y en especial su relación con la química.

Convertir la gastronomía es disciplina universitaria

Casi todos los medios de comunicación se han hecho eco de la propuesta de Ferran Adriá quien señaló el reto de convertir la gastronomía en una titulación universitaria, reclamando su condición de una disciplina en el mundo de la universidad.

El doctorado se produce tras otro hito alcanzado por Adriá: su participación en la muestra de arte Documenta 12, en Kasel.

Deja un comentario