Las grasas trans relacionadas al cáncer de mama

15 de abril de 2008

Un equipo de investigadores europeos han señalado que las grasas trans, también conocidas como ácidos grasos trans, podrían incrementar el riesgo de cáncer de mama.

Según ellos, las mujeres con los niveles de grasas trans en sangre más elevados tienen el doble de riesgo de desarrollar un cáncer de mama que las mujeres con los niveles más bajos.
“A estas alturas, solo podemos recomendar limitar el consumo de alimentos procesados, fuente de ácidos grasos trans de producción industrial”, indicaron los investigadores en la revista American Journal of Epidemiology.

Los ácidos grasos trans se elaboran al crear grasas artificiales mediante, por ejemplo, un proceso de hidrogenización. Irónicamente, en un principio se crearon como sustituto sano de las grasas saturadas que atascan las arterias, como las presentes en la mantequilla y la manteca de cerdo. Pero el proceso necesario para lograr que el aceite vegetal se comporte como mantequilla hace que sean tan perjudiciales como esta.

Nueva York y California ya han prohibido su uso en restaurantes y Canadá y Gran Bretaña han estudiado esa posibilidad, por lo que inumerables compañías alimentarias han dejado de utilizarlos como ingrediente.

Veronique Chajes del Centro de investigación nacional francés de la Universidad de Paris-Sur y sus colegas han estudiado un grupo de mujeres participantes en un gran ensayo europeo sobre el cáncer. Los investigadores estudiaron las muestras de sangre, recogidas entre 1995 y 1998, de 25.000 mujeres que voluntariamente informaron sobre sus hábitos alimentarios y estilo de vida y de las que, posteriormente, se realizó un seguimiento para ver si desarrollaban un cáncer.
Chajes y sus colegas estudiaron a 363 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y compararon sus niveles en sangre de ácidos grasos trans con los de las mujeres que no desarrollaron cáncer, observando que cuanto mayores eran sus niveles de grasas trans, más probabilidades tenían de desarrollar cáncer.

Los investigadores observaron también que las mujeres con los niveles más elevados de ácidos grasos omega-3, estudiados por sus posibles beneficios para la salud, no mostraban menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama.

Las mujeres obesas tienen más probabilidades de padecer cáncer de mama, entre otros tipos de cáncer, y las dietas ricas en grasas también están relacionadas con el cáncer de mama.

Fuente: Reuters

Deja un comentario