Archivo de la categoría ‘antioxidantes’

Jue
15

Las frutas cítricas potencian los beneficios del té verde

15 de noviembre de 2007

Según un artículo publicado esta semana en ScienceDaily, bastaría con añadir un poco de limón al té para sacar mayor partido de sus propiedades. Y es que un estudio ha observado que los zumos de los cítricos hacen que se conserven más antioxidantes del té verde tras una digestión simulada, lo que implica que dicha combinación es incluso más saludable de lo que se pensaba anteriormente.

El estudio comparó el efecto de varios aditivos de bebidas sobre las catequinas, antioxidantes del té y los resultados sugieren que la adición de zumos de cítricos o de vitamina C al té aumenta el número de catequinas disponibles para su absorción por el cuerpo.

“Aunque estos resultados son preliminares, resulta esperanzador que gran parte del puzzle se resuelva con una química simple”, señala Mario Ferruzzi, profesor ayudante de ciencias alimentarias en la Universidad de Purdue y principal autor del estudio.

Las catequinas podrían ser responsables de algunos de los beneficios para la salud del té como la reducción en los riesgos de cáncer, infarto y apoplejía. El problema, según Ferruzzi, es que las catequinas son relativamente inestables en entornos no ácidos como los intestinos y, tras la digestión, quedan menos del 20% del total.

Ferruzzi probó zumos, cremas y otras cosas que se suelen añadir al té haciendo pasar las mezclas por un modelo que simula la digestión gástrica e intestinal, y observó que los zumos de cítricos incrementaban más de cinco veces los niveles de catequinas conservadas, mientras que el ácido ascórbico o vitamina C aumentaba los niveles de las dos catequinas más abundantes 6 y 13 veces, respectivamente.

El estudio, publicado este mes en la revista Molecular Nutrition and Food Research, descubrió también que la leche de vaca, de arroz y de soja parece tener un efecto estabilizante moderado. Sin embargo, Ferruzzi afirma que el resultado es engañoso; se trata de una interacción química entre las proteínas de la leche y las catequinas del té que aparentemente ayuda a proteger el complejo de la degradación pero que, probablemente, en un sistema digestivo humano sano, se vea superada por la enzimas.

La combinación del limón con el té es mejor incluso de lo que sugiere su fama. El zumo de limón logró conservar un 80% de las catequinas del té. Después del limón, en cuanto a nivel estabilizante, se encuentran los zumos de naranja, de lima y de pomelo.

Aunque este estudio se hizo solo para el té verde, Ferruzzi sospecha que algunos resultados se podrían aplicar también al té negro, que se obtiene por fermentación del verde.

Actualmente, Ferruzzi colabora con el Purdue Botanicals Research Center, financiado por el NIH, en un estudio en vivo destinado a evaluar la habilidad de los zumos y la vitamina C para incrementar los niveles de catequinas en los intestinos y el torrente sanguíneo de los animales y, por extensión, en los de los humanos.
“Este estudio está diseñado para superar las limitaciones impuestas por nuestro modelo digestivo”, señala, ya que “la digestión humana es mucho más compleja”.

Sab
7

Los tomates orgánicos tienen más antioxidantes

7 de julio de 2007

Según un artículo publicado en la versión en línea de NewScientist, un estudio de 10 años en el que se compararon los tomates orgánicos con los cultivados de modo tradicional sugiere que podrían ser más sanos los primeros.

Según los nuevos resultados, se observó que el nivel medio de los flavonoides quercetina y kaempferol era de un 79% y un 97%, respectivamente, más elevado en los tomates orgánicos. Estos flavonoides son conocidos antioxidantes y se han relacionado con una reducción en las tasas de enfermedades cardiovasculares, algunas formas de cáncer y demencia, señala Alyson Mitchell, que dirigió la investigación en la Universidad de California, Davis.

Las diferencias en la calidad de la tierra, las prácticas de irrigación y el manejo de los productos recolectados han dificultado las comparaciones directas en el pasado, señala Mitchell. Por ello, en este estudio, que se publicará en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, los investigadores utilizaron datos de un proyecto a largo plazo en el que se utilizaron las técnicas de agricultura estandarizadas para revelar las tendencias en la productividad de los cultivos.

El equipo de Mitchell señala que los resultados se pueden explicar por la disponibilidad de nitrógeno. Los flavonoides se producen como mecanismo de defensa que se dispoara por una deficiencia de nutrientes. El nitrógeno inorgánico es un fertilizante convencional que se encuentra con facilidad para plantas y, según sugiere el equipo, los bajos niveles de flavonoides se podrían deber a un exceso de fertilización.

Las investigaciones previas con zanahorias y trigo no han observado ninguna diferencia entre los productos orgánicos y los convencionales. Y un estudio que afirma que la leche orgánica tiene unos niveles más elevados de ácidos grasos omega-3 no logró convencer a la FSA (Food Standards Agency) del Reino Unido, que señaló estos ácidos grasos de cadena corta no proporcionan los beneficios que ofrecen los aceites con omega-3 de cadena larga.

Este último estudio no demuestra que una dieta sana deba ser orgánica. Las pruebas de los beneficios para la salud de los flavonoides son conflictivas, señala Peter Bramley del Royal Holloway, de la Universidad de Londres. E incluso si esos beneficios existieran, unos niveles elevados de flavonoides no significan que los alimentos orgánicos sean necesariamente más sanos, señala John Krebs, antiguo presidente de la FSA, ahora en la Universidad de Oxford. “Eso depende de la importancia de las diferencias del cuerpo humano”, añade. “El ketchup tiene unos niveles más elevados de licopenas que cualquier otro tomate orgánico o convencional. Por esa regla de tres, si quisieras más licopenas deberías tomar ketchup”.

Fuente: Pheedo

Enlaces relacionados con los tomates orgánicos tienen más antioxidantes:

Vie
17

Beneficios de las terapias de antioxidantes contra el cáncer

17 de noviembre de 2006

Una investigación demuestra que las terapias de antioxidantes no interfieren con el tratamiento de radiación

Según un artículo publicado el 12 de noviembre de 2006 en ScienceDaily.com, los resultados de una nueva investigación, presentados esta semana en el 3er Congreso Internacional de la Society of Integrative Oncology celebrado en Boston, los pacientes de cáncer pueden obtener importantes beneficios nutricionales tomando antioxidantes sin riesgo de que éstos interfieran con el tratamiento de radiación.

En el estudio “Effect of Concomitant Naturopathic Therapies on Clinical Tumor Response to External Beam Radiation Therapy for Prostate Cancer”, realizado por investigadores de Cancer Treatment Centers of America, se examinaron los niveles de PSA en pacientes con cáncer de próstata tras haber sido radiados. En los resultados no se observó diferencia alguna entre los pacientes que habían tomado antioxidantes y los que no. Entre los antioxidantes utilizados en el estudio estaban un extracto de té verde, melatonina, multivitaminas de alta potencia, vitamina C y vitamina E.

El motivo de este estudio era la preocupación existente acerca de si los antioxidantes podían interferir en los niveles de oxidación de las células cancerígenas que contribuyen a que terapias como la radiación y la quimioterapia eliminen los tumores.

“Este estudio demuestra que los antioxidantes como terapia complementaria en el tratamiento del cáncer no interfiere con la terapia externa de radiación”, afirma Timothy Birdsall, vicepresidente de medicina integradora de Cancer Treatment Centers of America y principal autor del trabajo. “Los antioxidantes son una de las muchas terapias médicas complementarias y alternativas (CAM) cruciales hoy en día en la lucha contra el cáncer”.

Tratar el cáncer con radiación, quimioterapia y cirugía es la mejor opción para los pacientes desde el punto de vista médico. Sin embargo, los efectos secundarios de estos tratamientos pueden acabar con el paciente física y emocionalmente. Combinando la medicina tradicional con otras terapias alternativas y complementarias científicamente probadas, los pacientes parecen lograr una mejor calidad de vida.
“Hoy en día, en el tratamiento del cáncer hemos ido más allá del enfoque tradicional de tratar sólo el tumor”, afirma Birdsall.

Más del 80% de los pacientes con cáncer recurre a algún tipo de terapia CAM, muchos de ellos incluso sin supervisión médica. Sin embargo, la ingesta de suplementos sin supervisión constituye un gran riesgo para la seguridad del paciente. Por ejemplo, la hierva de San Juan que toman algunos pacientes para evitar la depresión puede interferir con algunos tipos de quimioterapia, causando en estos casos más daño que bien.

John C. Williams, Jr., un superviviente del cáncer de próstata de Reidsville (Georgia), asegura que esta atención totalmente integrada es lo que le ayudó a superar el tratamiento de su cáncer. “(…) en el Cancer Treatment Centers of America (…) emplearon la nutrición, los suplementos, la terapia física y otras terapias para ayudarme a mantenerme fuerte de cuerpo, mente y espíritu”.

Fuente: Science Daily

Mar
20

Beneficios de antioxidantes lignanos

20 de junio de 2006

Un nuevo estudio, realizado por científicos holandeses, señala que los lignanos podrían prevenir el cáncer colorectal

Según un artículo publicado el 16 de junio de 2006 en nutraingredients.com, una dieta rica en lignanos, unos fitoquímicos presentes en semillas de lino, cereales integrales, bayas, legumbres y frutas, podría reducir el riesgo de cáncer colorectal a la mitad.

Las investigaciones anteriores se habían centrado en la capacidad de los lignanos para reducir el riesgo de otros tipos de cáncer, como el de próstata, así como en sus beneficios para la menopausia.

El nuevo estudio, cuya versión íntegra se ha publicado en el ejemplar de junio de Cancer Epidemiology Biomarkers and Prevention (Vol. 15, págs. 1132-1136), es el primero en señalar que los metabolitos de lignanos podrían ser beneficiosos también para pacientes con adenomas colorectales (bultos en el colon y el recto que algunos científicos consideran precursores del cáncer colorectal).

Los investigadores, pertenecientes a la Universidad de Wageningen y al Instituto de Seguridad Alimentaria del RIKILT (Instituto Nacional para el control de Calidad de los Productos Agrícolas) de los Países Bajos, reclutaron a 532 personas con al menos un adenoma colorectal histológicamente confirmado y a 503 personas sanas como control.

Los lignanos, se metabolizan en el colon a enterodiol y enterolactona, por lo que se midieron los niveles de estas sustancias en plasma. Los niveles resultaron no ser muy diferentes entre las personas con adenomas y las de control, sin embargo, los investigadores descubrieron que, cuando los niveles de enterodiol y enterolactona en plasma eran elevados, el riesgo de casos incidentes se reducía significativamente.

Se observó que los beneficios de los lignanos parecían depender de la dosis: cuanto mayores eran los niveles en plasma de los metabolitos enterodiol y enterolactona, mayores eran los beneficios.

Tras ajustar los posibles factores de confusión (edad, sexo y consumo de antibióticos), un nivel de enterodiol en plasma de más de 3,1 nanomoles por litro se asoció con una reducción en el riesgo de adenomas colorectales del 52%, en comparación con personas con una ingesta de menos de 0,7 nanomoles por litro; y un nivel de enterolactona en plasma de más de 26,3 nanomoles por litro se asoció con una reducción del 37%, en comparación con personas con una ingesta de menos de 4,6 nanomoles por litro.

Según los investigadores, para investigar en profundidad el papel de los enterolignanos en el desarrollo del cáncer colorectal es necesario realizar más estudios o ensayos clínicos.

Fuente: Nutraingredients

Vie
19

Antioxidantes

19 de mayo de 2006

El International Food Information Council (http://www.ific.org) ha publicado esta interesante tabla detallando algunos de los tipos de antioxidantes más importantes, los alimentos en los que se encuentran, y los beneficios relacionados con cada tipo según las últimas investigaciones científicas realizadas. Resulta un resumen muy útil que reproducimos traducido al español a continuación (para una tabla más completa ver Alimentos antioxidantes). La original se encuentra en esta página.

Tipo
de antioxidant/Componentes
Fuente Beneficios potenciales
Carotenoids
Beta-carotene Zanahorias,
varias frutas
Neutraliza radicales libres que pueden dañar a las
células; Formenta las defensas antioxidantes celulares
Lutein,
Zeaxanthin
Col rizada, espinacas, maíz, huevos, frutas cítricas Puede
contribuir a mantener la vista sana.
Lycopene Tomates
y productos de tomates procesados.
Puede tener efectos beneficiosos para
la próstata
Flavonoids
Anthocyanidins Bayas,
cerezas, uva roja
Fortelecen las defensas antioxidantes de las células
y puede contribuir al buen funcionamiento del cerebro.
Flavanols-Catechins,
Epicatechins, Procyanidins
Té, cacao, manzanas, uva. Puede
contribuir a mantener un corazón fuerte y sano
Flavanones Alimentos
cítricos
Neutraliza radicales libres que pueden dañar a
las células. Fortalece las defensas antioxidantes de las células
Flavonols Cebollas,
manzanas, té, brocoli
Neutralizan libres radicales que puedan dañar
a las células; fortalecen las defensas antioxidantes de las células
Proanthocyanidins Arándanos,
cacao, manzanas, fresas, uva, vino, cacahuetes, canela.
Pueden contribuir
a mantener el buen funcionamiento de la vía urinaria y del corazón.
Isothiocyanates
Sulforaphane Coliflor,
brocoli, coles de bruselas, coles en general, rábano picante
Podría
formentar la detoxificación de compuestos negativos y fortalecer las defensas
antioxidantes de las células
Phenols
Caffeic
acid, Ferulica acid
Manzanas, peras, frutas cítricas, algunas verduras Podrían
fortalecer las defensas antioxidantes de las células además de contribuir
al buen funcionamiento de la vista y del corazón.
Sulfides/Thiols
Dialyl
sulfide, Allyl methyl trisulfide
Ajo, cebollas, puerros, cebollino Podría
contribuir a la destoxificación de compuestos negativos además de
al buen funcionamiento del corazón y el sistema de inmunidad.
Dithiolthiones Verduras
crucíferas como brocoli, col, rábano, coliflor
Aportan al
buen estado del sistema de inmunidad.
Cereales
Cereales Granos
de cereales
Podrían reducir el riesgo de enfermedades de corazón
y de la diabetes.

Relacionado:
Alimentos antioxidantes

Mie
19

Antioxidantes y vitamina D ayudan a reducir el riesgo de cáncer de mama

19 de abril de 2006

Según un artículo del The New York Times citado en Intelihealth, inicitiava de la Universidad de Harvard, científicos han presentado diversos estudios en la reunión anual de la Asociación Americana para Investigación contra el Cáncer en Washington que afirman que ciertos alimentos que contiene antioxidantes (habas de soja, frutas y té verde…) o vitamina D podrían reducir en las mujeres el riesgo de padecer cáncer de mama y cáncer de los ovarios.

Una de las investigaciones, realizada por un equipo de científicos de la Universidad de North Carolina, demostró que aquellas mujeres que habían pasado ya la menopausia y consumían altos niveles de antioxidantes llamados flavonoidos tenían un 45 por ciento de menor riesgo en contraer cáncer de mama. Flavanoidos son un tipo de antioxidante que se encuentran en frutas, verduras, té y café. En posteriores estudios, los investigadores pretenden averiguar porqué los flavanoidos tienen este efecto favorable contra el cáncer, y en qué cantidades.

Otro estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Harvard demostró el efecto positivo de un tipo de flavonoido llamado kaempferol contra el cáncer de ovario. Al analizar los resultados de un estudio con más de 66.000 participantes, los científicos concluyeron que aquellas mujeres que consumían los niveles más altos de kaempferol tenían un 38 por ciento de menor riesgo en contraer cáncer de ovario.

Los otros dos estudios citados en el artículo del New York Times tratan de los efectos beneficiosos de la vitamina D contra el cáncer de mama y han sido llevado a cabo por investigadores del Instituto de Investigación del Hospoital de Mount Sinai en Toronto, Canadá, y del la Universidad de California respectivamente.

Artículo original: http://www.intelihealth.com/IH/ihtIH/WSIHW000/333/8015/462421.html