Archivo de la categoría ‘dietas’

Dom
4

Obesidad y cáncer

4 de noviembre de 2007

Según un artículo publicado esta semana en healthscout.com, un nuevo estudio sugiere que controlar el peso, hacer ejercicio y una nutrición adecuada, son la clave para reducir el riesgo de cáncer; y cuanto antes se adopten este tipo de prácticas, mejor.

Según el informe del American Institute for Cancer Research y el World Cancer Research Fund británico, otros factores como el peso de nacimiento, la reproducción, la lactancia y la altura y el peso en edad adulta también influyen en el riesgo de cáncer. En él, sus autores afirman que entender de qué modo influyen estos factores en el riesgo de cáncer y cómo utilizar esta información para prevenir la enfermedad ofrece nuevas yu prometedoras direcciones para la investigación sobre el cáncer.

“Debemos pensar en el cáncer como producto de numerosas influencias a largo plazo, no como algo que simplemente sucede”, señala el Dr. Walter J. Willett, profesor de epidemiología y nutrición de la Universidad de Harvard y uno de los 21 autores del informe “Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: A Global Perspective”.

“Examinar las causas del cáncer de este modo, a lo largo de toda la vida, se conoce como enfoque del curso de la vida”, añadió.

El informe, elaborado por científicos de todo el mundo a partir de un análisis de más de 7.000 estudios, ofrece 10 recomendaciones para ayudar a prevenir el cáncer, que incluyen mantenerse delgado, realizar al menos 30 minutos de ejercicio diario, reducir la ingesta de carne roja y alcohol y evitar las carnes procesadas.

Lun
24

Beneficios del vino tinto

24 de septiembre de 2007

>La dieta del vino tinto

Numerosas dietas como la Sonoma o la Mediterránea ensalzan los beneficios del vino tinto como parte de una dieta equilibrada. Pero, por primera vez, el vino tinto cuenta con una dieta oficial específica, denominada “Red Wine Diet” (Dieta del vino tinto). El libro está basado en la investigación realizada por su autor, el científico Roger Corder, experto cardiovascular y profesor del William Harvey Research Institute de Londres. Parece ser que los compuestos conocidos como procianidinas, ingrediente clave del vino tinto, protegen de las enfermedades. En 1996, Corder escribió un artículo sobre este tema en la revista Nature, y este libro es el resultado.

Beneficios del vino tinto.

Tanto en ese artículo como en su libro, Corder descarta los anteriores estudios que sugieren que otro polifenol, el resveratrol, es el responsable de la llamada paradoja francesa, según la cual los franceses pueden consumir elevadas cantidades de grasa y vino y a pesar de ello presentan unas tasas más bajas de enfermedad coronaria que los estadounidenses y viven más tiempo.

Corder insiste en que hay tan poco resveratrol en el vino que habría que beber cientos de litros diarios para obtener cualquier tipo de beneficio, mientras que media botella (375 ml) al día provee todas las procianidinas necesarias para obtener el mismo efecto. Eso equivale a tres vasos, aunque las mujeres obtienen el mismo efecto con dos.

Según el libro, una dieta equilibrada debería incluir una mezcla de alimentos con contenido en carbohidratos, grasas y proteínas. El vino tinto y otros alimentos como chocolate negro, manzanas y bayas también encajan en esta dieta de forma moderada.

“The Red Wine Diet” está editado por Avery.

Fuente: Celebrate Red Wine

Mar
4

Los distintos tipos de hidratos de carbon.

4 de septiembre de 2007

Carbohidratos buenos y carbohidratos malos.

En un artículo publicado en The New York Times, la nutricionista Susan Burke distingue entre carbohidratos complejos o refinados y los simples o sin refinar. “Por ejemplo, pensemos en una rebanada de pan [blanco] y otra de pan integral con semillas. Mientras la de pan integral contiene de forma natural diferentes tipos de vitaminas, minerales, micronutrientes y fibra, el pan blanco ha sido despojado de su forma natural, procesado y, posteriormente, vuelto a juntar para imitar al alimento real”.

En realidad estamos tomando comida, no solo carbohidratos. Es la cantidad de carbohidratos y el modo en el que el cuerpo los procesa lo que marca la diferencia.

El consumo de carbohidratos antes y después de un ejercicio intenso, proporciona energía, evita el hambre y retarda la fatiga. Según Burke, los carbohidratos refinados se digieren y absorben con mucha rapidez, pasando enseguida al flujo sanguíneo en forma de glucosa. La glucosa es la que proporciona energía a los músculos y las células, pero si hay demasiada se almacena en las células adiposas. El mejor modo de evitar esto es procurar no tomar carbohidratos refinados.

La clave está en elegir bien, evitando los alimentos con muchas calorías y que apenas son nutritivos como la pasta, el arroz y los panes blancos refinados. En su lugar, conviene elegir las versiones integrales, más nutritivas y de elevada riqueza natural, que proporcionan energía y mantienen la línea.

Los carbohidratos buenos se pueden encontrar en los cereales de desayuno integrales, el pan integral, la fruta, los vegetales, el arroz integral, las gachas, la cebada, las judías, las lentejas y la batata.

Los no tan buenos se encuentran en los cereales de desayuno azucarados, en el pan blanco, los donuts, las galletas, los bizcochos, los refrescos con gas, las patatillas y patatas fritas, los pasteles y el sirope.

Fuente: The Guardian Eat Right

Vie
8

Hacer ejercicio después de comer

8 de junio de 2007

Según un artículo publicado en BBCNews, un grupo de científicos ingleses afirma que hacer ejercicio después de comer puede ayudar a perder peso, excitando las hormonas que suprimen el apetito. Gracias a estas hormonas, las personas activas sienten menos hambre tras el ejercicio, algo que, según sugieren los experimentos, se alarga hasta la siguiente comida.

Incluso tomando comidas mucho mayores, las personas que hacían deporte ganaron menos calorías en total, porque quemaron más.

En el estudio de la Universidad de Surrey y el Imperial College London, publicado en la revista especializada Journal of Endocrinology, se dio a 12 voluntarios el mismo desayuno. Una hora después, la mitad de ellos hicieron ejercicio durante una hora en un bicicleta estática, mientras el resto descansaban. Se dejó pasar otra hora y, a continuación, se permitió a ambos grupos comer cuanto quisieran.

Las personas que hicieron ejercicio quemaron más calorías que las que estuvieron descansando: 492 kcal frente a 197 kcal. Y cuando después se les dio la posibilidad de comer los que habían hecho más ejercicio comieron más: 913 kcal frente a 762 kcal.

Sin embargo, al tener en cuenta la energía quemada durante el ejercicio, el resultado global fue de 421 kcal para las personas que hicieron ejercicio, frente a las 565 kcal del grupo inactivo.

Además, los niveles de las hormonas PYY, GLP-1 y PP, que indican al cerebro cuando el estómago está lleno, incrementaron durante e inmediatamente después del ejercicio. Y los voluntarios afirmaron haber sentido menos hambre durante ese tiempo.

“Antes nos preocupaba que, aunque el ejercicio quemase energía, la gente comería más después de hacerlo, anulando los posibles efectos de reducción de peso del ejercicio”, selañó el Dr. Denise Robertson, “pero nuestra investigación muestra que el ejercicio puede alterar el apetito de las personas ayudándoles a perder peso y evitar posteriores ganancias de peso como parte de un estilo de vida equilibrado y saludable”.

Los expertos recomiendan realizar al menos 30 muinutos de ejercicio físico, al menos cinco días a la semana.

Fuente: BBC Health

Mar
15

Tomar huevos ayuda a perder peso

15 de mayo de 2007

Nueve estudios confirman la importancia de los huevos en una dieta saludable
Según un artículo publicado este mes en MedicalNewsToday.com, nueve estudios presentados en el congreso “Experimental Biology 2007”, respaldan las numerosas investigaciones que destacan los beneficios nutricionales del consumo de huevos, entre los que se incluyen la pérdida de peso y el aporte de colina, un nutriente esencial que favorece el desarrollo y funcionamiento de la memoria y el cerebro y que, a menudo, escasea en la dieta.

En un ensayo clínico aleatorio controlado, dirigido por Nikhil V. Dhurandhar, Doctor y profesor asociado en el departamento de infección y obesidad del Centro de investigación biomédica Pennington de la Universidad Estatal de Louisiana, se observó que las mujeres obesas o con sobrepeso que consumían en el desayuno dos huevos al día (al menos cinco días a la semana) durante ocho semanas, como parte de una dieta baja en grasas con un déficit de 1.000 calorías, perdían un 65% más de peso, experimentaban un 83% más de reducción de cintura y presentaban enormes mejoras en los niveles de energía con respecto a sus compañeras de dieta que tomaban como desayuno un panecillo con las mismas calorías.

Por otra parte, investigadores de la Universidad Estatal de Iowa evaluaron la ingesta de colina en la dieta de la población estadounidense y observaron que sólo el 10% de la población se aproxima a las cantidades recomendadas. La colina es un nutriente esencial, necesario para un buen funcionamiento de todas las células y para la función cerebral. Cabe destacar especialmente, el hecho de que la ingesta de colina sea baja en las mujeres embarazadas, ya que investigaciones previas han demostrado que la colina ayuda al desarrollo de la memoria y el cerebro en los fetos.

Otro estudio, presentado esta semana en la National Nutrient Data Bank Conference señala que la ingesta de colina disminuye con la edad y que los adultos de 71 años y mayores a penas consumen la mitad de las cantidades recomendadas.

Ambos estudios recomiendan incrementar el consumo de alimentos que contienen colina y los huevos son una excelente fuente de este nutriente. Dos huevos contienen unos 250mg de colina, lo que supone aproximadamente la mitad de la cantidad diaria recomendada para este nutriente.

Por otra parte, los investigadores empiezan a cuestionar los límites establecidos en cuanto al consumo de huevos. Un estudio de riesgo realizado por la consultora científica Exponent, establecida en Washington, concluye que la contribución de los huevos al riesgo de enfermedad coronaria es insignificante. El estudio evaluó el posible riesgo de enfermedad coronaria asociado al consumo de huevos en comparación con otros factores de riesgo como la edad, la genética, los patrones alimenticios, el consumo de tabaco o alcohol, la tensión arterial elevada, etc. Además, tras un exhaustivo repaso de los principales estudios sobre las causas de las enfermedades coronarias, se observó que los huevos contribuyen solo un 0,6% al riesgo de enfermedad coronaria en los hombres y un 0,4% en las mujeres. Esto, unido a los beneficios nutritivos del huevo mencionados anteriormente, podría ayudar a cambiar las recomendaciones, ampliamente extendidas, que animan a restringir su consumo.

Fuente: Medical News Today

Jue
12

Beneficios de la leche materna para adultos

12 de abril de 2007

¿Será la leche materna la próxima dieta de moda?

Según un artículo publicado el 11 de abril de 2007 en FOXNews.com, una investigación ha descubierto recientemente que la lactoferrina, una proteína presente en los fluidos del organismo, puede reducir la grasa visceral hasta un 40%.

La grasa visceral o intrabdominal se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad coronaria y de diabetes de tipo 2.

Además de estar presente en numerosos fluidos del organismo, como en las mucosidades y las lágrimas, la lactoferrina se encuentra en niveles elevados en la leche materna.

Los científicos de Lion Corp. comentaron que descubrieron por casualidad este potencial adelgazante mientras estudiaban la capacidad de la lactoferrina para combatir la enfermedad periodontal, al observar que algunos de los participantes en el estudio empezaban a perder peso.

Según los investigadores, tres años de datos demuestran que la lactoferrina reduce considerablemente la grasa visceral.

Lion Corp. planea utilizar este descubrimiento para fabricar un producto adelgazante basado en lactoferrina.

Fuente: Fox News

Mie
28

La importancia de un buen desayuno

28 de marzo de 2007

Según un artículo publicado en Local6.com, las frecuentas idas y venidas nocturnas a la nevera podrían deberse a no haber desayunado.

Una investigación bien fundamentada ha demostrado que cuantos más alimentos tomamos a primera hora del día, antes nos saciamos en la cena y desaparecen los accesos de hambre nocturnos. Mientras dormimos, el cuerpo continúa quemando calorías y, finalmente, acaba teniendo hambre pero, dado que estamos dormidos, se mantiene en un estado de “ayuno”.

Por la mañana, hay que romper el ayuno y despertar el estómago. No es necesario ponerse a comer nada más despertar, pero sí procurar tomar algo en las primeras horas (1-2) después de levantarse.

Después del desayuno, conviene tomar la comida principal a medio día. El metabolismo alcanza su punto álgido en la mitad del día y hay que aprovecharlo con una buena comida.

Por la noche, bastará con una cena razonable. Y tanto el metabolismo como la línea nos lo agradecerán.

Fuente: Local6

Relacionados:
Recetas para el desayuno
Desayuno ranchero
Regalar un desayuno

Vie
2

Dietas contra las migrañas

2 de marzo de 2007

Seguir ciertas dietas propicia alivio natural para las migrañas

Encontrar un modo natural de aliviar el dolor de cabeza es fundamental para millones de personas que sufren de migrañas. La mayoría recurren a controvertidos analgésicos, cierran las persianas y se meten lentamente a oscuras en la cama.

Lo que nadie sabe es que la mayoría de las migrañas se deben a desequilibrios glandulares, estrés o tensión, alimentos como el chocolate, el alcohol y la cafeína, colorantes alimentarios y aditivos y medicamentos como la píldora anticonceptiva. Eliminando estos elementos los dolores de cabeza se reducen considerablemente.

El siguiente paso es mejorar la dieta: una buena dieta integral y natural, con harina y arroz integral y soja natural. Hay que evitar las harinas refinadas y los alimentos modificados genéticamente, que carecen de valores nutritivos y hacen más daño que bien. Es importante tomar frutas y vegetales (no zumos de frutas que son todo azúcar), sin contar la lechuga iceberg, las patatas, los plátanos y las manzanas, que aunque son buenos para otras cosas apenas contienen fitonutrientes beneficiosos como carotenoides, falvonoides o compuestos crucíferos.

La dieta debería incluir también productos lácteos de bajo contenido en grasas, huevos de granja, pollo magro y, lo más importante: pescado azul, como el atún, el salmón, las sardinas, la caballa o las anchoas. Este pescado es rico en ácidos grasos omega-3, que está demostrado reducen tanto la frecuencia como la intensidad del dolor producido por migrañas. Se deben tomar de 3 a 5 raciones de pescado azul a la semana o bien incluir suplemento de aceite de pescado.

La mayoría de las investigaciones destacan los enormes beneficios de los suplementos de aceites omega-3, con cuyo consumo regular hay muchas posibilidades de que se produzca una reducción inmediata de la frecuencia e intensidad de las migrañas.
Siguiendo estas indicaciones, la migraña será tan solo un recuerdo.

Fuente: American Chronical

Sab
10

Dietas bajas en colesterol

10 de febrero de 2007

Otro motivo para disminuir el colesterol

Según un artículo publicado el 8 de febrero de 2007 en la versión en línea de NewScientist, una dieta occidental insana podría dañar mucho más que nuestro aspecto físico: podría incluso incrementar el riesgo de Alzheimer.

En estudios previos con roedores, alimentados con dietas ricas en colesterol, se observó que sus células cerebrales producían más amiloide beta, una proteína relacionada con el Alzheimer. También hay indicios de que el consumo de estatinas que reducen el colesterol disminuye la propensión de las personas a desarrollar un comienzo de Alzheimer en edad tardía.

Para entender mejor esta relación, Brett Garner, del Prince of Wales Medical Research Institute de Sydney, Australia, y sus colegas, utilizaron células humanas y de animales para estudiar el modo en que las neuronas regulan sus niveles de colesterol.

En sus resultados observaron que las “proteínas ABC”, que ayudan a controlar los niveles de colesterol en las paredes arteriales expulsando el colesterol de las células inmunológicas conocidas como macrófagos, también estaban presentes en las neuronas. Cuando el equipo superprodujo los genes de estas proteínas en humanos y hamsters, la producción de la proteína amiloide beta se redujo (Journal of Biological Chemistry, vol. 282, pág. 2851).

El trabajo muestra también que una proteína extracelular llamada apoE es extremadamente buena regulando la eliminación del colesterol. De hecho, una forma del gen de la apoE se considera ya el principal factor genético de riesgo para el comienzo tardía de la enfermedad de Alzheimer.

Garner sugiere que los fármacos que incrementan la producción de transportadoras ABC podrían reducir la progresión del Alzheimer. Este tipo de fármacos se están utilizando ya en la investigación cardiovascular. “Muchas personas piensan que podría haber factores convergentes implicados en estas enfermedades”, señala Garner. Fuente: New Scientist

Relacionados con dietas bajas en colesterol:

Mar
26

Dieta para curar el estreñimiento

26 de septiembre de 2006

Una dieta adecuada ayuda a evitar el estreñimiento

Según un artículo publicado el 19 de julio de 2006 en Mymedcenter.com, una insuficiencia de fibra y de fluidos es la causa más común del estreñimiento, según afirma la American Society of Colon and Rectal Surgeons (ASCRS).

Ciertos suplementos y medicamentos pueden afectar también a la regularidad de las defecaciones, entre los que se incluyen los medicamentos para la tensión arterial, los calmantes y los antidepresivos.

Según la ASCRS el mejor modo de recuperar la regularidad en las defecaciones es incrementar la ingesta diaria de fibra y asegurarse de beber gran cantidad de fluidos.

El salvado, los cereales y trigo integrales, las frutas, frutas del bosque y los vegetales son todos ellos alimentos ricos en fibra y ayudan a superar el estreñimiento. También el aloe vera Los suplementos de fibra también pueden ser útiles, pero según la ASCRS, los laxantes se deberían tomar sólo bajo prescripción médica.

Fuente: Mymedcenter

Relacionado:
Calendario de frutas y verduras