Grasas buenas y grasas malas

18 de julio de 2007

En un artículo publicado este mes en timesunion.com, se indican algunos datos para identificar las grasas que debemos tomar o eliminar de la dieta. Cabe observar que todos los tipos de grasa contienen las mismas 9 calorías por gramo, de modo que aunque el aceite de oliva pueda ser bueno para el corazón y el tocino malo, ambas cosas nos harán engordar si tomamos cantidades excesivas.

Los ácidos grasos omega-3: aunque en realidad se encuadran en el grupo de los poliinsaturados, se suelen considerar como una categoría aparte. Son buenos para las enfermedades coronarias, el cáncer, las articulaciones inflamadas e, incluso, para el eczema y la depresión. Se encuentran en el pescado, el marisco, las semillas de lino, las nueces, la canola y el aceite de soja.
Función básica: baja el colesterol malo, sube el colesterol bueno.

Grasas monoinsaturadas: reducen las grasas malas e incrementan las buenas en la sangre. También ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre. Se encuentran sobre todo en las aceitunas, el aceite de oliva, el aceite de canola, el aceite de cacahuete, los anacardos, almendras, cacahuetes y aguacates.
Función básica: baja el colesterol malo, sube el colesterol bueno.

Grasas poliinsaturadas: líderes a la hora de reducir los niveles de colesterol, aunque en los últimos años han pasado a una posición secundaria en favor de los omega-3 y las grasas monoinsaturadas. Las grasas poliinsaturadas proporcionan ácidos grasos saludables, pero son mejores aún subordinadas a los omega-3 y las grasas monoinsaturadas. Se encuentran en las nueces, las semillas de lino, los granos integrales y los aceites vegetales, incluido el de canola, el de girasol, el de soja y el de maíz.
Función básica: baja el colesterol malo, sube el colesterol bueno.

Grasas saturadas: se sabe que atascan las arterias y se sospecha que puedan ser las causantes de otros problemas que afectan a la salud coronaria. Se encuentran en los alimentos de origen animal: ternera, cerdo, cordero, mantequilla, nata, helado y otros productos lácteos enteros. Son malas, pero añaden mucho sabor a los alimentos. Aceptables en pequeñas dosis.
Función básica: incrementa el colesterol malo.

Ácidos grasos Trans: ignoradas durante décadas. Ahora se sabe que son realmente malas. Incrementan el colesterol malo que atasca las arterias. Su posición es delicada cuando aceites líquidos saludables están procesados en grasa vegetal sólida, como en la margarina. Están presentes en numerosos alimentos procesados: galletas saladas, pasteles, galletas dulces, pastas, cereales, sopas y aliño para ensaladas. A menudo figura etiquetado como “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”.
Función básica: incrementa el colesterol malo.

Fuente: Times Union

2 Comentarios to “Grasas buenas y grasas malas”

  1. Anónimo dice:

    Hola, muy buena su entrada en el blog, pero deberia hacer un entrada que diga cuales son TODAS las consecuencias de la grasa, mientras mas peligrosa sea, menos nos acercamos.

  2. Fernando Mares dice:

    aamm yo, yo como mucha avena, es de todos los días aun que hago mucho ejercicio pero pues no se entonces, que yo sepa es bueno, pastas si aveces como igual. ¿que puedo hacer?

Deja un comentario