Cuidarse en Navidad

23 de Diciembre de 2014

Consejos y riesgos de los excesos en Navidad

Riesgos de los excesos en Navidad

Con mesas interminables llenas de comida, encuentros con amigos que siempre suceden en comidas o cenas, sobras de los días clave que se convierten en la comida el día después…hace que cuidarse en esta época del año sea tarea complicada, pero no imposible!

Es cierto que todas estas comidas y cenas navideñas se caracterizan por las cantidades desorbitadas de comida puestas sobre la mesa y… Para no renunciar a todo esto pero tampoco acabar las Navidades con unos cuantos kilos de más, el secreto está en el equilibrio.

Si un día comes mucho marisco (rico en ácido úrico y colesterol) al día siguiente evítalo, en la medida de lo posible, o busca otras alternativas como por ejemplo el pescado al horno.

Para los dulces el trabajo se complica y la fuerza de voluntad flaquea, porque siempre están ahí, el turrón, los polvorones, las galletas, las tartas (dependiendo de sus ingredientes) siempre se pueden guardar durante varios días, lo que hace que caer en la tentación se convierta en algo más fácil de lo habitual. Un truco que funciona muy bien en estos casos es hacer los dulces por ti mismo.

Excesos navideños
Galletas navideñas caseras

Normalmente cuando te has estado todo el día amasando, fermentando y horneando dulces para que queden perfectos, lo que menos te apetece es comer; está claro que siempre se prueban, pero no es lo mismo estar horas tratando con esos ingredientes para conseguir un resultado espectacular, que que te traigan una bandeja de pastelitos recién hechos y te sientes a tomar el café acabando con ellos uno a uno…

Es bueno desconectar unos días de todo y disfrutar de las deseadas vacaciones, pero una cosa es desconectar del trabajo y la rutina y otra muy diferente es estar todas las vaciones de comidas y cenas con sus respectivas copas y descansando…La rutina de ejercicio no se debe abandonar, por varias razones de ¨peso¨, entre ellas que es el mejor antidoto contra los excesos navideños y además, si dejamos de practicar deporte, la vuelta será lo más parecido a la temida cuesta de Enero.

Riesgos de los excesos navideños

Alimentarnos de manera inadecuada y excesiva durante las fiestas navideñas, puede traer consigo algunos riesgos muy relevantes para la salud, sobre todo si se trata de personas con alguna enfermedad de base:

  • Dolor estomacal: La ingestión de alimentos en abundancia así como de otros muchos que no solemos comer con frecuencia, traen consigo digestiones pesadas y dolor a nivel estomacal, pudiendo desembocar en males mayores como gastritis caracterizadas por vómitos y diarrea. A este dolor también contribuye en gran medida el alcohol, que en Navidad predomina en cada una de las celebraciones a las que asistimos.
  • Accidentes cardiovasculares: Una de las principales causas de muerte en nuestro país son los accidentes cardiovasculares, por lo que una fracción importante de la población padece o ha padecido hipertensión e hipercolesterolemia (o ambas). Durante el resto del año es relativamente fácil cuidarse, sobre todo en cuanto a alimentación, pero en fechas señaladas como la Navidad, este control exhaustivo desaparece por unos días, no dando la importancia necesaria y haciendo a estas personas más vulnerables a padecer accidentes de tipo cerebro-vascular, con las consecuencias nefastas que ello genera.
  • Aumento de peso: Como ya comentabamos al principio, las largas mesas de comida, así como la sobremesa (con sus dulces y copas correspondientes) hacen de este aumento de peso algo corriente, pero cuidando un poco las cantidades y teniendo un equilibrio, es decir, si un día se tiene una comida importante en la que has comido de todo y en cantidades bastante elevadas, al dia siguiente si vas a estar en casa intenta comer en menos cantidad y comidas poco grasas y azucaradas, para compensar el exceso del día anterior.
  • Consumo elevado de alcochol: Todos los riesgos enunciados anteriormente traen consigo el consumo de alcohol. Es común que en las fiestas se tome alguna copa, aunque en algunos casos esto es continuo casi en todas las celebraciones navideñas lo que ocasiona aumento de peso, riesgo cardiovascular, gastritis en caso de intoxicaciones y por no hablar del riesgo que supone para la circulación vial conducir bebido.

Recomendaciones para cuidar los excesos de comida en Navidad

Para ayudar a que esos riesgos no hagan mella  en nosotros durante las fiestas, se proponen algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Cuida las cantidades. Como venía diciendo, la ingesta de alimentos en cantidades demasiado grandes a lo que nuestro estómago está acostumbrado puede ocasionar patologías de diversa índole y sobre todo contribuir al aumento de peso en estos días. Para ello no es necesario privarse de comer deteminados alimentos, si no más bien de probar de todos ellos sin atracarnos a ninguno en concreto.
  • Cuidarse un poco más antes de las fiestas. No es necesario hacer un régimen estricto antes de Navidad para luego comer sin control, pero si se puede optar por opciones más saludables en los días previos si sabemos que después no vamos a poder seguir nuestra dieta normal de cada día.
  • Cocineros en Navidad. Si somos nosotros los encargados de preparar las cenas típicas como Nochebuena y Nochevieja, siempre que sea posible, se puede optar por alternativas más saludables, como por ejemplo cambiar el asado de cordero por pavo asado.
  • Evitar cambios drásticos. Deciamos antes que se puede cuidar un poco más la alimentación antes de Navidad para cubrir los excesos posteriores, pero esto no tiene que suponer una alimentación basada en los extremos, donde dos días antes de Nochebuena nos alimentemos a base de sopa y en la cena de Nochebuena comamos las kilocalorías de toda una semana…Estos cambios tan radicales afectan principalmente a nuestro sistema inmune, alterándolo y haciéndonos más proclives a padecer enfermedades del tipo de los resfriados o la gripe.

Lo que más claro ha de quedar, es que la Navidad no es una época para estar a dieta y pensando continuamente en la comida. Sino más bien un momento del año en el que se debe disfrutar de las vacaciones y de las reuniones familiares, aunque ello suponga alterar nuestra alimentación.

Para poder disfrutar de estos días como se merece, busca tu propio equilibrio y lo que es más importante…Si un día te pones las botas a comer, al día siguiente ponte las de correr y sal a hacer ejercicio!

Temas relacionados con cuidarse en Navidad:

Deja un comentario