Archivo de la categoría ‘dietoterapia’

Mie
18

Dieta para tratar el colesterol elevado

18 de diciembre de 2013
La nutrición tiene un papel muy importante en el tratamiento del colesterol alto. ¿Necesitas bajar el nivel de colesterol? No dudes en seguir leyendo. 

Dieta para tratar el colesterol elevado. En la imagen se ve la forma de un corazón hecho con almendras.
¿Qué es el colesterol alto o la hipercolesterolemia? Causas y consecuencias
El colesterol es un tipo de grasa exclusiva de los animales y los humanos, ausente en los vegetales. La hipercolesterolemia o colesterol elevado en sangre puede causar enfermedades cardiovasculares, por lo que es muy importante tratar de prevenirlo o controlarlo. Se habla de colesterol elevado cuando los niveles de colesterol en sangre son mayores de 200 mg/dL. Cuando el nivel de colesterol en sangre supera los 240 mg/dL se tiene un elevado riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, y es totalmente necesario cambiar el estilo de vida. Este cambio en el estilo de vida incluye dieta, ejercicio y posiblemente, tratamiento farmacológico. Por supuesto, también está totalmente recomendado dejar el tabaco y el alcohol, así como tener un peso saludable. 

Como el colesterol es una grasa y la sangre es un medio acuoso, el colesterol no puede ir libre en sangre, sino que necesita de un transportador o vehículo, en este caso, las lipoproteínas. Las lipoproteínas transportan el colesterol a través de la sangre, y permiten que llegue a sus diferentes destinos. Hay dos tipos de colesterol:
  • Colesterol “malo” o colesterol LDL. Tener elevado el colesterol “malo” o LDL facilita que las lipoproteínas que transportan este tipo de colesterol (lipoproteínas de baja densidad o LDL) pasen a la pared cardiovascular de las arterias, donde puede acumularse. Si se acumula mucha cantidad se va formando una placa de ateroma, que “atasca” las arterias y dificulta el paso normal de la sangre. La placa de ateroma puede causar varios problemas graves. Por un lado, puede llegar a “taponar” completamente la arteria, impidiendo que la sangre pase correctamente a los demás tejidos. Por otro lado, si se desprende un trozo de una placa de ateroma, lo que se conoce como un trombo, este empieza a viajar a través de las arterias, y si llega a una arteria estrecha puede “taponarla”, pudiendo causar un ictus. Una de las consecuencias más graves del colesterol elevado se produce cuando la arteria “atascada” o “taponada” es una arteria coronaria, por lo que la sangre no puede llegar  correctamente al corazón y se produce un infarto de miocardio o ataque al corazón. El nivel colesterol “malo” interesa que sea bajo, o al menos, debe estar presente en menor cantidad que el colesterol “bueno”. 
  • Colesterol “bueno” o colesterol HDL. Las lipoproteínas HDL o lipoproteínas de alta densidad transportan el colesterol al hígado, donde es metabolizado. Es beneficioso porque lo que hacen es, en otras palabras, eliminar colesterol de la sangre. Por tanto, el colesterol “bueno” interesa que esté en niveles elevados en sangre, o al menos, en más cantidad que el colesterol “malo”. 
El colesterol elevado en sangre se puede deber a una alimentación inadecuada, a factores genéticos (el cuerpo fabrica más colesterol del necesario), a la presencia de otras enfermedades como la diabetes o la obesidad, al tabaco y al sedentarismo. 
Importancia de la dieta para tratar el colesterol elevado
Cuando se tiene el colesterol elevado la dieta juega un papel clave. Por ello, cuando se detectan niveles elevados de colesterol en sangre, lo primero que se hace es pautar una dieta para reducir el colesterol. Si se sigue una dieta adecuada durante un año y los niveles de colesterol en sangre no disminuyen, se debe pautar tratamiento farmacológico. Pero aunque se tomen fármacos para el colesterol no se debe abandonar la dieta. Es más, seguir una dieta adecuada durante el tratamiento farmacológico puede ayudar a reducir la dosis de fármaco necesaria. 
Dieta para tratar el colesterol
En una dieta para reducir el colesterol, lo más importante es que el balance HDL-LDL sea positivo para el HDL, es decir, que interesa tener mayor proporción de colesterol HDL. Esto es más importante incluso que el control del consumo de colesterol dietético, ya que la mayor parte del colesterol que tenemos en sangre lo ha sintetizado nuestro propio cuerpo y no procede de lo que comemos. 

Pautas dietéticas que se deben seguir para reducir el colesterol con la alimentación:
  • La dieta debe ser equilibrada, normal en grasas, y no baja en grasas. Lo que se debe cuidar es la proporción HDL-LDL, que debe ser mayor para el HDL. Lo que se debe cuidar es el tipo de grasa. En las dietas para reducir el colesterol se debe aumentar el consumo de grasas poliinsaturadas y reducir el consumo de las grasas saturadas. Los ácidos grasos poliinsaturados, como el omega 3, son un tipo de grasa que ayuda a reducir los niveles de colesterol, y están presentes en los pescados azules y los frutos secos. Las grasas saturadas deben limitarse y están presentes en los alimentos de origen animal, en lácteos y derivados lácteos así como en algunos aceites como el de palma o coco. 
  • Aumentar el consumo de fibra soluble. La fibra soluble está presente sobre todo en la fruta y las legumbres. Este tipo de fibra ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre ya que disminuye su absorción. Lo que hace exactamente es reducir los niveles de colesterol “malo” o LDL sin modificar los niveles de colesterol “bueno” o HDL ni los triglicéridos. 
  • Controlar la ingesta de colesterol dietético. Aunque no es uno de los objetivos principales de la dieta, también ayuda a reducir el colesterol total. La medida a seguir será reducir o incluso eliminar el consumo de alimentos con alto contenido en colesterol, como son los sesos, la yema del huevo, el hígado y las vísceras en general. Pero no se debe generalizar, no se deben eliminar de la dieta todos los alimentos que contengan colesterol, ya que si tienen grasas beneficiosas como las poliinsaturadas ayudarán a disminuirlo. De la misma forma, alimentos con grasas saturadas, a pesar de que no contengan colesterol pueden ayudar a aumentarlo. Como cifra orientativa, el colesterol dietético no debe superar los 300 mg.
Si se tiene sobrepeso, es importante que el plan dietético incluya como objetivo perder peso para alcanzar un peso saludable. 

Vídeo Alimentos que reducen el colesterol
 

Alimentos con colesterol
  • Todas las carnes, sobre todo las carnes rojas, los embutidos y las vísceras. En las dietas bajas en colesterol se recomienda comer carne blanca sin piel, como por ejemplo pollo, pavo o conejo. 
  • En los pescados, las vísceras y las huevas tienen elevado contenido de colesterol. En las dietas bajas en colesterol se recomienda comer sólo la carne del pescado, tanto azul (salmón, atún, emperador, etc.) como blanco (merluza, dorada, rape, etc.). 
  • El marisco tiene colesterol. Si se desea comerlo, lo mejor que se puede elegir es la cola de la gamba o el langostino o la carne del calamar o la sepia. 
  • Los huevos tienen colesterol. Sobre todo está presente en la yema, por lo que es recomendable comerse sólo la clara. 
  • Los lácteos y derivados lácteos enteros o semidesnatados tienen colesterol. Lo mejor es elegir la leche, el queso o los yogures desnatados. 
  • La manteca y la mantequilla. Lo más recomendable es sustituirlo por aceite de oliva, de girasol o de semillas, y si fuera necesario, margarina. 

Alimentos sin colesterol 
  • Todas las frutas, verduras y hortalizas. 
  • Todos los frutos secos. 
  • Todos los tubérculos y cereales: arroz, pasta, patatas, pan, etc. 
  • Todas las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, etc).
Vídeo Alimentos que reducen el colesterol: un error común 

¿Padeces colesterol elevado? ¿Conocías toda esta información? Cuéntanos tu experiencia. 

Temas relacionados con: Dieta para tratar el colesterol elevado

Lun
25

Dieta para solucionar el estreñimiento y que ir al baño no sea una pesadilla

25 de noviembre de 2013

Consejos de alimentación para tratar el estreñimiento

Dieta para solucionar el estreñimiento y que ir al baño no sea una pesadilla
Sufrir estreñimiento significa que se tienen dificultades para evacuar y se trata de un problema muy común. Afecta sobre todo a mujeres y ancianos. Si haces deposiciones menos de tres veces a la semana y de consistencia seca o te cuesta mucho esfuerzo evacuar no dudes en seguir leyendo. El estreñimiento es un problema muy molesto que en la mayor parte de los casos se puede solucionar con una dieta adecuada


Causas del estreñimiento

El estreñimiento es un problema cada vez más común, y es que está ligado a estilos de vida cada vez más comunes. Las principales causas de estreñimiento son la falta de ejercicio físico y una alimentación inadecuada. En una sociedad en la que cada vez se come peor, se sustituye la dieta mediterránea por otras menos saludables y se lleva un estilo de vida sedentario, es normal que cada vez sea más común sufrir estreñimiento. Además de estos factores, que son los más comunes, el estreñimiento también puede aparecer como consecuencia de patologías del aparato digestivo o por el uso de algunos fármacos que pueden causar estreñimiento. 


Consecuencias del estreñimiento

Además de ser muy molesto para la persona que lo sufre, el estreñimiento puede dar lugar a otras patologías como la diverticulitis, las hemorroides o el cáncer de colon, por lo que es muy importante tratarla. 


Tratamiento para prevenir o curar el estreñimiento

Es común que las personas con estreñimiento hagan uso de los laxantes, sin embargo, no es del todo recomendable, y mucho menos, su uso habitual, ya que irritan la mucosa del intestino y en consecuencia, destruyen la flora intestinal. Además, el uso continuado puede dar lugar a dependencia, ya que el intestino se hace vago y se hará casi imposible evacuar sin tomarlos. 

Consejos dietéticos generales para superar el estreñimiento: 
  • Consume cinco raciones de fruta y verdura al día. Consumir 5 raciones de frutas y verduras al día aumentará tu consumo de fibra. Es interesante consumir frutas y verduras crudas a diario, y si es posible las frutas con piel, ya que en ella se encuentra gran parte de la fibra. Algunas frutas como los kiwis y las ciruelas son especialmente beneficiosas para el estreñimiento. Recuerda que no es lo mismo consumir la fruta entera que en zumo. Aporta mucha más fibra el consumo de fruta entera que el consumo de zumo de fruta. [Puede interesarte también: Frutas y verduras: “5 al día” para vivir más]
  • Consume cereales integrales. Intenta consumir el pan, la pasta o el arroz en su forma integral. Este cambio en la alimentación también te permitirá aumentar el consumo de fibra. Si te gusta puedes consumir salvado de trigo, también rico en fibra, siempre que lo hagas con moderación y lo consumas acompañado de agua. 
  • Bebe por lo menos litro y medio de agua al día. El consumo de agua es necesario para que la fibra haga su efecto beneficioso y no el contrario. Si no se consume suficiente líquido no se aprovechará el mayor consumo de fibra.  
  • Consume de vez en cuando alimentos probióticos. Pueden ayudar a mantener un correcto tránsito intestinal, al aumentar la motilidad del colon. Los probióticos son, por ejemplo, los yogures. [Quizás también te interese: ¿Qué son los prebióticos y los probióticos?]

Con estos cambios en tu dieta aumentarás notablemente el consumo de fibra, por lo que es aconsejable que vayas cambiando la alimentación poco a poco, para evitar problemas de malabsorción de alimentos. Es decir, si no consumes normalmente ningún cereal integral, no cambies de golpe todos los que consumes a integrales, porque podrían sentarte mal. También es recomendable que elimines de la dieta, o que al menos no consumas de forma habitual, aquellos alimentos que te produzcan gases o que se te hinche la barriga.

Por supuesto, aunque no se trate de pautas dietéticas, es importante recomendar el aumento de ejercicio físico y no aguantar las ganas de hacer de vientre siempre que sea posible. 


Otros remedios nutricionales para curar el estreñimiento

Aquí tienes otros consejos que te pueden ayudar a curar el estreñimiento e ir al baño sin dificultad:
  • Tomar en ayunas un vaso de agua, un zumo de naranja natural o una ciruela en algunos casos ayuda a estimular el reflejo gastrocólico, ayudando a combatir el estreñimiento. 
  • Evitar alimentos astringentes como el arroz blanco o el té. No consumirlos de manera habitual. 
  • Aumentar el número de comidas al día. Hacer las cinco comidas diarias recomendadas. Así se evitan comidas copiosas, más difíciles de digerir. 

Si con estos cambios dietéticos el estreñimiento no cesa debería consultarse con su médico de cabecera, ya que podría tratarse de estreñimiento como consecuencia de algún otro problema. 

¿Sufres estreñimiento? ¿Que remedios te funcionan?


Temas relacionados con: Dieta para solucionar el estreñimiento y que ir al baño no sea una pesadilla

Mie
23

Osteoporosis y nutrición: Suplementos de vitamina D no son útiles

23 de octubre de 2013
osteoporosis-nutricion-suplementos-vitamina-d





Para asimilar mejor el calcio es necesaria la vitamina D, que se obtiene sobre todo mediante la exposición al sol. Con media hora de paseo diario al aire libre puede ser suficiente. 

Cuando la exposición solar es insuficiente se debe asegurar la ingesta de vitamina D, que estimula el transporte activo del calcio en el intestino delgado y el colon. La vitamina D la encontramos en el pescado azul, aceite de hígado de pescado, margarina, huevos, leche y productos lácteos. Sin embargo, a menudo se recurre a los suplementos de vitamina D. Es común el uso de estos suplementos de vitamina D sobre todo en mujeres en edad de la menopausia, o próxima a ella. [Leer más sobre Nutrición y menopausia]

Un reciente estudio publicado en The Lancet ha concluido que tomar suplementos de vitamina D no mejora la densidad ósea, y que por tanto, no son útiles para prevenir la osteoporosis en adultos sanos.

El estudio analizó los datos de más de 4000 adultos sanos con un promedio de edad de 59 años. En el estudio no se encontraron efectos positivos clínicamente significativos en las personas que consumieron suplementos de vitamina D durante un promedio de 2 años. 

En conclusión, el uso de los suplementos de vitamina D para la prevención de la osteoporosis en adultos sanos no parece adecuado. Sólo está justificado su uso en personas con factores de riesgo específicos para la deficiencia de vitamina D

Reid IR, Bolland MJ y Grey A. The Lancet (2013). Más información


Temas relacionados con: Osteoporosis y nutrición: Suplementos de vitamina D no son útiles
Lun
14

Nutrición y caries: Edulcorantes y caries dental

14 de octubre de 2013
nutricion-caries-edulcorantes-caries-dental



Los edulcorantes también provocan caries dental

Los azúcares tienen un papel muy importante en la formación de la caries dental. Más que la cantidad de azúcares consumida, influye la frecuencia de consumo y el tiempo que permanecen en la boca. 

Es común la creencia errónea de que sólo la sacarosa provoca caries dental, por la que muchas personas creen que los edulcorantes como la fructosa o la miel no son cariogénicos, o que lo son en menor medida. Sin embargo, la sacarosa, la fructosa y la miel son igualmente cariogénicos. Si además estos azúcares se combinan con almidón (pan, galletas, dulces, pasteles, rosquillas, patatas fritas tipo chips) el peligro de que produzcan caries es aún mayor. 

Sustituir los azúcares fermentables como la fructosa o la miel por azúcares no fermentables como el xilitol, sorbitol, aspartamo o sacarina puede ayudar a prevenir la caries dental. 
No duden en comentar sobre el tema. 


Temas relacionados con: Nutrición y caries: Edulcorantes y caries dental
Vie
11

Nutrición y caries: Alimentos malos para los dientes

11 de octubre de 2013
nutricion-caries-alimentos-malos-dientes


La caries es un problema de salud muy habitual. Son más los que alguna vez han tenido caries dental que los que tienen todos sus dientes intactos. La alimentación tiene un papel principal en la salud de los dientes y la prevención de la caries junto con los buenos hábitos de higiene dental. Aunque todos sabemos que, por ejemplo, los alimentos dulces, las bebidas gaseosas, el alcohol o el café son malos para los dientes, hay otros alimentos que creemos inofensivos y sin embargo, son perjudiciales para la salud dental.

Alimentos malos para los dientes

La acidogenicidad de los alimentos, que se mide cuantificando el pH de la placa después de comerlos, es uno de los parámetros que se utiliza para calificar a un alimento como malo para los dientes. A mayor acidogenicidad, el alimento será más perjudicial para los dientes. Así, los alimentos que producen descensos de pH por debajo de 4,5 durante más de 20 minutos se consideran alimentos que deben ser evitados, sobre todo entre comidas. Otros alimentos son moderadamente acidogénicos, ya que se aclaran más rápidamente de la boca, y por último, están los alimentos con baja acidogenicidad, que son los menos perjudiciales para los dientes.

Alimentos malos para los dientes
Estos alimentos deben ser evitados si no se quiere padecer caries dental, sobre todo si se van a consumir y acto seguido no se va a realizar una buena limpieza dental. Son alimentos acidogénicos como las uvas, los frutos secos dulces, los dátiles, galletas dulces, galletas rellenas, chocolate con leche, snacks y las patatas frutas o chips. Estos alimentos deben consumirse y, acto seguido, realizar una buena limpieza dental. 

Alimentos que deben limitarse para evitar la caries
Son alimentos menos perjudiciales que los anteriores, ya que su acción dura menos en la boca y causan menor acidogenicidad, pero con los que también se debe tener cuidado. Son alimentos como las peras, manzanas, melocotones, mosto, sidra de manzana, zumo de naranja, zumo de uva y las bebidas dulces. Estos alimentos no son tan perjudiciales como los anteriores, pero también es recomendable lavarse los dientes lo antes posible cuando se consuman.
No duden en realizar cualquier comentario o plantearnos sus dudas.

Temas relacionados con: Nutrición y caries: Alimentos malos para los dientes
Lun
7

¿Cómo reducir la grasa de su dieta?

7 de octubre de 2013
como-reducir-grasa-dieta
La enfermedad cardiovascular es muy común en la sociedad en la que vivimos. Sin embargo, sólo con reducir el consumo de grasas totales se puede disminuir su riesgo. Además, cambios en el consumo del tipo de grasa se puede traducir en un cambio en los niveles de colesterol, otro problema común en la población actual.

¿Cómo reducir la grasa de la dieta?
  • Utilizar aceite de oliva en lugar de mantequilla o manteca. 
  • Usar leche y derivados lácteos desnatados en lugar de leche y derivados enteros. 
  • Retirar la grasa visible de la carne. 
  • Eliminar la capa blanca de grasa que se forma sobre la superficie al enfriarse un caldo o guiso. 
  • Realizar las tortillas, revueltos y empanados con clara de huevo, evitando el consumo de las yemas. 
  • Usar técnicas culinarias sencillas: vapor, hervido, plancha, horno y papillote. 
  • Sustituya el embutido en los platos de legumbres por verduras. 

Recomendaciones nutricionales en la enfermedad cardiovascular
  • Utilizar aceite de oliva para cocinar y aliñar. 
  • Consumir frutas y verduras a diario, legumbres abundantes y frutos secos sin sal algunas veces por semana. 
  • Consumir a diario cereales como la pasta, el arroz o el pan y productos integrales.
  • No abusar de los fritos. Cocinar al horno, al vapor, al microondas, a la brasa, etc. 
  • Consumir productos lácteos semi o desnatados. 
  • Consumir con moderación carnes rojas. 
  • Consumir pescado con frecuencia, incluyendo el pescado azul como el atún, las sardinas o el salmón. 
  • Consumir huevos de forma regular. 
  • Evitar los dulces, platos precocinados, bebidas azucaradas y lácteos enteros.
  • Beber más de 1,5 litros de agua.  
  • Evitar el exceso de sal. Sustituir la sal por hierbas aromáticas como el eneldo, albahaca, orégano, tomillo o romero. 

Temas relacionados con: ¿Cómo reducir la grasa de su dieta?
Jue
29

Brócoli contra la artrosis

29 de agosto de 2013
brocoli-contra-artrosis

Comer brócoli podría ayudar a prevenir o retrasar la artrosis. 

El brócoli contiene sulforafano, una sustancia que ralentiza la destrucción del cartílago en las articulaciones.

El sulforafano se encuentra de forma natural en las crucíferas, principalmente en el brócoli, aunque también está presente en las coles, coliflor y repollo. Estudios previos habían atribuido propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias al sulforafano, y ahora se ha descubierto que además ralentiza la destrucción del cartílago en las articulaciones, un problema característico de la artrosis dolorosa. 

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta a manos, pies, columna vertebral, cadera y rodillas. Los factores que predisponen a sufrir artrosis son el envejecimiento y la obesidad. Actualmente una de cada cinco personas mayores de 45 años tiene artrosis en la rodilla. 

Hasta el momento no existe cura para la enfermedad. Si se sufre de artrosis sólo se puede aliviar el dolor, aunque a menudo esto es insuficiente, en ocasiones es necesario incluso reemplazar la articulación. Por ello, los resultados de este estudio pueden resultar cruciales, ya que incluir alimentos con alto contenido en  sulforafano, como el brócoli, en la dieta podría servir como medida preventiva y mejorar la calidad de vida de las personas con artrosis. 

Los resultados del estudio, publicado en Arthritis & Rheumatism, muestran que los ratones alimentados con una dieta rica en sulforafano mostraban menores daños en el cartílago y artrosis que aquellos que no lo incluían en su dieta. El estudio también examinó las consecuencias del uso de sulforafano en células del cartílago humano y tejidos de cartílago de vaca, obteniendo resultados positivos en ambos casos. 

Actualmente se está investigando a pequeña escala en pacientes con artrosis para ver si el consumo de brócoli tiene efectos similares a los del estudio sobre la articulación humana. 

Este es un estudio muy interesante, pues concluye que el brócoli, un vegetal común en la dieta, podría ayudar a las personas que sufren artrosis, así como a las personas que no la sufren a prevenirla. Ahora falta que se comprueben los resultados en humanos. ¿Qué opinan sobre el tema?


Davidson RK, Jupp O, Ferrars R, Kay CD, Culley KL, Norton R, Driscoll C, Vincent TL, Donell ST, Bao Y y Clark IM. Arthritis & Rheumatism (2013). Más información

Temas relacionados con: Brócoli contra la artrosis:
Mie
21

La anemia aumenta el riesgo de demencia

21 de agosto de 2013
anemia-aumenta-riesgo-demencia

El nivel bajo de hierro en sangre y la anemia ferropénica podrían estar relacionados con un mayor riesgo de demencia. 


La anemia puede producirse cuando el número de glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina están bajos,  o cuando el cuerpo recibe menor cantidad de hierro de la que necesita. 

La anemia parece estar relacionada con la demencia, según el artículo publicado en la revista Neurology. El estudio se basa en los datos de 2552 adultos de edades comprendidas entre los 70 y los 79 años, que se siguieron durante un período de 11 años. Durante la duración del estudio, los participantes realizaron pruebas de memoria y pensamiento. 

Al inicio del estudio ninguno de los participantes tenía demencia, 393 tenían anemia y tras el estudio se diagnóstico anemia a otras 445 personas. Los resultados indican que las personas con anemia tienen mayor riesgo de desarrollar demencia en comparación con las personas que no sufren anemia. Concretamente, la anemia se asocia con un 41% más de probabilidad de sufrir demencia

Aunque todavía no se debe asumir que la relación anemiademencia sea una asociación directa, los resultados de esta investigación sugieren que los niveles bajos de hierro pueden tener un vínculo con la salud cognitiva. 

Se puede prevenir la anemia ferropénica (falta de hierro) cuidando la dieta, asegurándonos la cantidad de hierro que nuestro cuerpo necesita. 
El hierro está presente en la carne, especialmente la carne roja, el pollo, el cerdo, el pescado, los mariscos, vegetales de hoja verde como las espinacas, el tofu, los guisantes, lentejas, garbanzos, soja, frutas secas como las ciruelas, las pasas y los albaricoques, zumo de ciruela o cereales y algunos panes enriquecidos con hierro. Tomando estos alimentos se consumirá el hierro que el cuerpo necesita, evitando así la anemia. 

La mejor manera de reducir el riesgo de demencia es, por tanto, llevar un estilo de vida saludable, disfrutando de una dieta mediterránea equilibrada rica en frutas y verduras, pescado azul y ejercicio físico de forma regular. 

Hong CH, Falvey C, Harris TB, Simonsick EM, Satterfield S, Ferrucci L, Metti AL, Oatel KV and Yaffe K. Neurology (2013). Más información


Temas relacionados con: La anemia aumenta el riesgo de demencia

Vie
9

Alergias e intolerancias alimentarias

9 de agosto de 2013
alergias-intolerancias-alimentarias
Diferencias entre una alergia y una intolerancia alimentaria
No es lo mismo una alergia alimentaria que una intolerancia alimentaria. De hecho, son cosas totalmente diferentes.

Mientras que una alergia alimentaria desencadena una respuesta del sistema inmunológico, una intolerancia alimentaria se debe normalmente al déficit de una enzima, lo que da lugar a problemas en la digestión de alguna sustancia presente en los alimentos. 

Diferencias entre las alergias y las intolerancias alimentarias: 
  • Alimentos que a menudo causan alergias alimentarias son: los huevos, el pescados, los cacahuetes, la leche, las nueces, el mariscos y el trigo. Los alimentos más comunes que causan intolerancias alimentarias son los lácteos (lactosa), los cereales con gluten y los alimentos que suelen causar la acumulación de gases intestinales como los frijoles o la col. Además, pueden causar intolerancias sustancias químicas como las aminas presentes en algunos quesos o la cafeína del café, té y chocolates. 
  • Los síntomas de una alergia alimentaria suelen aparecer poco después de comer el alimento, sin embargo, los síntomas de la intolerancia tardan un poco más. 
  • Las alergias alimentarias se desencadenan incluso con pequeñísimas cantidades del alimento, mientras que las personas con una intolerancia alimentaria pueden tolerar pequeñas cantidades del alimento hasta que éste les cause problemas. 
  • Los síntomas de las alergias alimentarias son urticarias, picazón, inflamación de la piel, síntomas gastrointestinales como vómitos y diarrea o síntomas respiratorios. Los síntomas de las intolerancias alimentarias suelen ser gases intestinales, dolor abdominal o diarrea. 
  • Las alergias alimentarias pueden ser mortales, mientras que las intolerancias alimentarias pueden ser muy graves y desagradables, pero rara vez son potencialmente mortales. 
Las alergias alimentarias son comunes en la infancia. Sin embargo, la mayoría de ellas desaparecen con el tiempo. 

Las intolerancias alimentarias y su diagnóstico
El mejor tratamiento para las intolerancias alimentarias es evitar comer el alimento que la causa o hacerlo en pequeñas cantidades, aunque también se pueden tomar suplementos que ayuden a la digestión.

Para diferenciar los signos y síntomas de una intolerancia de los de una alergia se suele realizar una prueba cutánea para analizar de reacciones alérgicas a las sustancias o un análisis de sangre, ya que excepto para la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca, no existe una prueba precisa, fiable y validada para identificar una intolerancia alimentaria. Una vez se sabe que no es una alergia alimentaria, puede ser muy útil seguir una dieta de exclusión, y observar todos los signos y síntomas que sienta la persona, los tiempos que tardan en aparecer, etc. Gracias a esta dieta, se conseguirá descubrir el alimento que causa intolerancia. En una dieta de exclusión el alimento sospechoso es eliminado de la dieta por un período determinado, normalmente, entre dos semanas y dos meses. Si durante este tiempo desaparecen los síntomas y signos y las reacciones adversas se resuelven, ya sabremos que el alimento excluido es el causante de la intolerancia alimentaria. Además, se puede confirmar observando si al volver a consumirlo los síntomas y signos reaparecen. 

Algunas personas cuando eliminan el alimento que les causa intolerancia de su dieta, cuando vuelven a consumirlo descubren que no les causa reacciones adversas. Esto se conoce como tolerancia, y no se puede saber de otra manera más que por ensayo y error. 

Si se descubre que se tiene alguna intolerancia alimentaria, como por ejemplo a la lactosa, es interesante acudir a algún dietista-nutricionista para poder descubrir la tolerancia individual al alimento y sustituirlo en la dieta sin dar lugar a carencias por la exclusión de dicho alimento. 

Como siempre, les agradecemos que nos cuenten sus experiencias sobre el tema. 


Temas relacionados con: Alergias e intolerancias alimentarias

Jue
8

Nutrición y cáncer: Dieta para prevenir el cáncer

8 de agosto de 2013
nutricion-cancer-dieta-prevenir-cancer
La dieta y el cáncer están íntimamente relacionados. Cambios en la dieta pueden reducir la incidencia de cáncer entre un 30% y un 40%. Los alimentos vegetales reducen el riesgo de cáncer.

Relación entre nutrición y cáncer
El cáncer es una patología frecuente de la que todavía nos queda mucho por conocer, tanto de su aparición como de su tratamiento. Por ello, lo más importante en el caso del cáncer es la prevención y el diagnóstico precoz. Aunque las causas de cáncer pueden ser de muchos tipos, es conocida la relación entre la dieta y el cáncer. Por una parte, los malos hábitos alimentarios y la obesidad aumentan notablemente el riesgo de cáncer. Por otra, a menudo los alimentos contienen sustancias cancerígenas que, en exceso, pueden provocar algunos tipos de cáncer, mientras que también hay alimentos con propiedades anticancerígenas que nos protegen contra el cáncer si los incluimos en la dieta. Por tanto, es importante seguir una alimentación sana y equilibrada a diario. 

Alimentos anticarcerígenos o protectores frente al cáncer
En general, los alimentos vegetales son anticáncerígenos, reduciendo el riesgo de cáncer de forma notable. Los alimentos que podemos incluir en la dieta que más destacan por sus efectos anticancerígenos o protectores frente al cáncer son:

  • Alimentos ricos en fibra: la fibra tiene papel protector frente al cáncer. Esto es debido a que la fibra acelera el tránsito intestinal, por lo que los posibles elementos tóxicos que ingerimos en la dieta permanecen menor tiempo en el tubo digestivo, por lo que se absorben menos y llegan en menor cantidad a los órganos y sistemas, causando daños menores. Además, la fibra puede atrapar otras sustancias, evitando también por este método que nos perjudiquen al llegar a otros órganos. El efecto anticancerígeno de la fibra puede disminuir el riesgo de sufrir cáncer de mama y de próstata, gracias a que la fibra absorbe estimulantes de estos tipos de cáncer, que acabarán eliminándose con las heces. 
  • Vitamina A y carotenos: se le atribuye un efecto anticancerígeno frente al cáncer de boca, estómago, colon, bronco-pulmonar y de cuello uterino. La vitamina A está presente en muchos vegetales, generalmente en forma de betacarotenos (provitamina A o precursor de la vitamina A), por lo que su consumo no es complicado de obtener con la dieta. Los betacarotenos actúan atrapando radicales libres y sustancias cancerígenas. Los encontramos en zanahorias, albaricoques, boniatos, espinacas, melón, etc. 
  • Vitamina C o ácido ascórbico: con propiedades antioxidantes y con la capacidad de inhibir la formación de nitrosaminas, que son cancerígenas. Están presentes sobre todo en las frutas como los cítricos o los kiwis y en hortalizas crudas y frescas como los pimientos, el perejil, la cebolla, el brócoli o la coliflor. Tienen un fuerte efecto antioxidante, por lo que están indicados para la prevención contra el cáncer, sobre todo del aparato digestivo. Es importante tener en cuenta que el calor destruye este tipo de vitaminas, por lo que es importante incluir en la dieta el consumo de estos alimentos crudos y de forma diaria, ya que tampoco se acumulan en grandes cantidades en nuestro organismo. 
  • Vitamina E: es el principal antioxidante de las membranas celulares y previene frente al cáncer de pulmón, páncreas y cuello de la matriz. También protege frente a las nitrosaminas. La vitamina E se encuentra en aceites vegetales, los huevos y en cereales integrales, especialmente el germen. Las vitaminas C y E se consideran agentes bloqueantes o supresores con respecto al cáncer, ya que combaten con bastante eficacia los cánceres en estado incipiente. 
  • Selenio: protege frente a la oxidación de los tejidos. Está presente en alimentos de origen animal: carnes, pescados, huevos y lácteos. 
  • Vitamina D: su acción se debe a su implicación en el metabolismo del calcio. Existe una relación inversa entre el cáncer de colon y la ingesta de calcio. La vitamina D se encuentra en pescados, la yema del huevo y en productos lácteos, aunque los rayos del sol también nos ayudan en su obtención. 
  • Zinc: también con actividad antioxidante. Está presente en carnes, pescados, huevos, cereales, legumbres, verduras y hortalizas. 


Vídeo Alimentos anticancerígenos

 

Otros aspectos nutricionales para prevenir el cáncer
Como se puede concluir tras toda la información anterior, seguir una dieta saludable, variada y equilibrada ayuda a prevenir el cáncer, entre otras cosas. El consumo de vegetales es importante, especialmente en crudo y cuando están frescos, así como el consumo moderado de cereales integrales y legumbres. Se debe reducir la ingesta de grasas animales, ahumados y salazones. En este punto, quiero destacar que el consumo de suplementos de vitaminas y minerales no es beneficioso a no ser que exista una deficiencia real, ni para la salud ni para prevenir el cáncer. También es muy importante lavar bien toda la fruta y la verdura, para así eliminar cualquier resto de pesticidas y herbicidas, que son cancerígenos. 

En vegetales como el ajo, tomate, piña… también hay sustancias que nos protegen frente a los oncógenes, responsables del cáncer, y por tanto, con fuerte poder anticancerígeno

En otros vegetales como el brócoli y la coliflor existen enzimas que combaten a los agentes promotores y a los cancerígenos iniciadores. 

Como también se ha comentado, algunos vegetales como los pimientos verdes, tomates, piñas y fresas contienen ácidos que evitan la formación de nitrosaminas, agentes cancerígenos. 

Los ajos y las cebollas tienen compuestos activadores de enzimas que neutralizan agentes cancerígenos. 

Por último, recordar que las formas culinarias también tienen importancia en la prevención frente al cáncer. Los alimentos cocinados a muy alta temperatura, como ocurre en las barbacoas, generan sustancias perjudiciales. Cuando los alimentos se cocinan directamente sobre el fuego procedente de carbón o leña también se producen sustancias tóxicas. 

11 recomendaciones dietéticas para prevenir el cáncer

  • Elegir dietas con elevado contenido en alimentos vegetales, ricas en diversidad de verduras y frutas, así como legumbres. 
  • Mantener un peso corporal óptimo, adecuado y saludable para cada persona. 
  • Mantenerse activo, caminando a ritmo rápido durante una hora diaria o realizando algún tipo de ejercicio similar, y destinar una hora semanal a algún ejercicio más vigoroso. 
  • Cumplir con las recomendaciones de consumir 5 raciones de frutas y verduras diarias. 
  • Comer diariamente cereales, legumbres, raíces y tubérculos. Eso sí, limitando el consumo de azúcar refinado. 
  • Limitar el consumo de bebidas alcohólicas. Cuanto menos, mejor. 
  • Limitar el consumo de carne roja, es decir, la carne proveniente de mamíferos. 
  • Limitar el consumo de alimentos grasos, especialmente los de origen animal. 
  • Limitar el consumo de alimentos salados y el uso de sal en la cocina y en la mesa. 
  • También incluyen otras recomendaciones, refiriéndose al almacenamiento y conservación de la comida, la limitación de los aditivo alimentarios, residuos de pesticidas  y otros contaminantes químicos usados en alimentación, evitar consumir alimentos carbonizados, así como el uso de suplementos alimentarios innecesarios. 
  • Por supuesto, se recomienda no fumar ni mascar tabaco. Mientras que la correcta alimentación podría reducir entre un 30 y un 40% la incidencia de cáncer, si además se abandona el tabaco supondría una reducción de entre el 60 y el 70%. 
Vídeo 10 consejos para prevenir el cáncer




Temas relacionados con: Nutrición y cáncer: Dieta para prevenir el cáncer