Cómo disfrutar y preparar deliciosas recetas de alcachofas

Las alcachofas son un fruto de las alcachoferas que cuentan con una larga historia y tradición. Su consumo puede remontarse a la época de los egipcios y, ya los griegos y los romanos las tomaban en abundancia en sus dietas considerandolas un frutos diurético y afrodisiaco. La temporada de la alcachofa es el invierno pero, como todavía quedan muchas en el mercado… hemos pensando recopilar las mejores recetas de alcachofas y dedicar este artículo a trucos sobre las alcachofas.

Cómo preparar las alcachofas. Algunos dicen que “se dejan querer” porque las alcachofas son muy prácticas en la cocina, pueden cocinarse de tantas maneras como se nos ocurran. El único truco es limpiarlas bien y frotarlas con limón natural para que no se hagan negras pero, podemos cocinar alcachofas al vapor, alcachofas al horno, alcachofas fritas, alcachofas a la brasa, alcachofas rebozada y… Cuántas ideas se nos puedan venir a la cabeza.

Cómo cocinar las alcachofas naturales. A lo largo del año podemos preparar alcachofas y servirlas en nuestros platos pero, las alcachofas naturales necesitan un mimo y un cariño a la hora de prepararlas. Por ejemplo:

  1. A la hora de guisar las alcachofas, hacerlas hervidas, quitarnos el tallo, limpiaremos las primeras capas de hojas de alcachofas y pondremos a hervir tras haberlas frotado con limpio. Esta simple receta nos permite disfrutar hoja por hoja del sabor de las alcachofas naturales. 
  2. A la hora de cocinar alcachofas fritas, por ejemplo, para una tortilla de alcachofas, tendremos que tener en cuenta limpiar al máximo la parte exterior para dejar el corazón limpio y sin apenas pelos en el centro. Una vez las tenemos limpias, frotamos con limón, echamos en aceite abundante y muy caliente y, si las hemos cortado pequeñas quedará crujientes y deliciosas. Además de estar listas en 3 – 4 minutos. 
  3. Si lo que queremos es preparar alcachofas asadas y rellenarlas, por ejemplo. Podemos dejar los corazones de alcachofas y rellenar cada una de ellas con un poquito de jamón ibérico, pan rallado, piñones, aceite, pimienta, sal y… ¡¡Gratinadas!! Una delicia y un entrante o tapa riquísimo. 
Cuándo utilizamos alcachofas en conserva o alcachofas de bote para las comidas, dónde las protagonistas son las recetas de ensaladas, el sabor cambia un poco. Están preparada y envasadas en un caldo que, por norma general es algo amargo o agrio. Se utilizan especialmente en ensaladas para tomar frías aunque, si preparamos alcachofas hervidas y las dejamos enfriar el sabor es más intenso y mucho más natural además de tener una textura perfecta, que en las envasadas no se termina de conseguir. Aprovechamos para dejar un truco sobre ¿Cómo saber si la alcachofa es fresca? Es muy fácil, si cuándo apretamos un poco al alcachofa suena un crujido quiere decir que está fresca, en cambio, si no suena o las hojas están blandas y en ocasiones algo negras… se dice que la alcachofa está pasada. 
Nosotros hemos estado pensando en las 5 mejores recetas de alcachofas, cinco clásicos en la cocina mediterránea que no pueden faltar durante el otoño y hasta la primavera. 
1. Las tortillas de alcachofa. ¿Quizá una tradición? Preparar una tortilla de alcahofa bien gorda, con el crujir de las alcachofas fritas y ese sabor que deja la verdura en el huevo es un placer. Y, si nos sobra tortilla, muchos peleamos por poder llevar un bocata al día siguiente, ¡hasta fría está buena! [Ver tortilla de alcachofas paso a paso]
2. En solitario. Preparar las alcachofas en solitario, sin ningún amigo de fogones es muy sencillo, sano, natural y… con un sabor buenísimo. Podemos hacerlas desde hervidas hasta al horno, siempre con un chorrito de aceite y sal. 
3. Los arroces con alcachofas. En la zona mediterránea es costumbre añadir al arroz, cuándo es temporada, unas alcachofas fritas acompañando al pollo o a la carne del arroz. También suele ser protagonista en los arroces de verdura, junto con los ajetes tiernos y las setas o esclatasangs. 
4. Las ensaladas con alcachofas. Servir unos tomates trinchados, un poquito de atún, unas alcachofas hervidas cortadas y un poco de mahonesa… ensalada primaveral típica del mediterráneo. Vitaminas, minerales y energía para disfrutar de recetas de los más sencillas. 
5. Las alcachofas como guarnición nos permiten rellenarlas de aquello que más nos guste o lo que mejor le venga al plato. Por ejemplo, si hemos preparado un pescado al horno, podemos hacer unas alcachofas rellenas de gambas con una salsa de queso o, si va a ser el acompañante en una buena pieza de carne, podemos hacer alcachofas a la plancha o unas alcachofas al papillote
Enlaces relacionados con Las mejores recetas de alcachofas: