Cuando nos planteamos hacer BLW con nuestro bebé es posible que nos surjan dudas, pero lo más importantes es sentirnos seguros y tener todo muy claro antes de comenzar. Aquí algunas de las dudas más frecuentes:

¿En qué orden hay que introducir los alimentos?

Aunque el BLW no propone en general ningún orden específico para introducir los alimentos y dice que puedes hacerlo con todos cuando quieras, sin que deba retrasarse la introducción de ninguno, también es posible seguir los consejos de los profesionales de salud en cuanto al orden establecido en España: cereales sin gluten, frutas y verduras, cereales con gluten (6-7 meses), carne (6 meses), pescado (8-9 meses), lácteos (10 meses, huevo (11 meses), legumbres, miel, fresas y frutas con pelo (12 meses), embutido y marisco (12-18 meses), y frutos secos (36 meses).

Realmente las únicas precauciones imprescindibles a seguir son:

  • No dar marisco antes de los 12 meses
  • No dar miel antes de los 12 meses para evitar botulismo, que podría contraerlo el bebé a través de una espora que podría pasar a la miel porque las abejas la trasladen desde alguna flor que utilicen para su elaboración
  • No dar sal ni azúcar antes de los 12 meses
  • No dar frutos secos antes de los 3 años o de que esté completamente preparado para masticar cosas pequeñas y duras. Siempre con vigilancia
  • Los embutidos es mejor retrasarlos todo lo posible porque aportan las mismas proteínas y hierro que la carne pero muchísima más grasa
  • No dar verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, borraja… ) antes de los 12 meses por su alto contenido en nitratos

Respecto al gluten, no existe realmente evidencia científica de qué edad es mejor para introducirse, si bien los pediatras suelen coincidir en que lo ideal es entre los 6 y 7 meses, y a ser posible mientras el bebé toma lactancia materna, porque le ayuda a asimilarlo mejor.

La leche de vaca debe retrasarse todo lo posible. Aunque algunos pediatras recomiendan introducirla al cumplir el año, otros son más conservadores y prefieren esperar hasta que el bebé cumpla 2 o 3 años.

¿Y el huevo? El pediatra Carlos González dice que nunca es posible separar completamente la yema de la clara porque siempre habrá, por pequeño que sea, algún resto de una en otra, por lo que no es necesario separarlas e introducirlas de manera gradual. La tortilla francesa o el huevo duro son dos buenas formas de que tu bebé pruebe el huevo.

¿Estará bien nutrido mi bebé? ¿Tendrá todo lo que necesita?

El BLW se debe realizar siempre con el soporte de la lactancia, preferiblemente materna, para garantizar que el bebé recibe cantidad suficiente de todos los nutrientes que le son necesarios. EL BLW es una introducción gradual de los alimentos, por lo que no cabe esperar que desde el principio coma todo lo que necesita. El proceso lleva tiempo y por eso lo ideal es mantener la lactancia materna hasta los 24 meses. El destete es gradual.

La leche debe ser el alimento fundamental hasta los 12 meses. Entre los 12 y los 24 meses la situación se revierte y los alimentos sólidos pasan a ser los principales y la leche es secundaria, pero aún imprescindible. El cambio se produce de forma lenta y gradual, algunos bebés no empiezan a comer una pequeña ración hasta los 20 meses, otros antes… También hay que tener en cuenta que durante este segundo año de vida el porcentaje puede ser 49% leche y 51% sólido, en el caso más extremo.

Al cumplir 2 años, el bebé ya habrá finalizado este proceso y durante ese año se consolidará la introducción de los alimentos, dejando progresivamente y gradualmente la lactancia en un segundo plano. Si se desea, es el año para iniciar el destete dirigido.

No obstante, la cantidad necesaria de hierro que necesita un bebé es el equivalente a un trozo de pollo del tamaño de un dedo índice adulto, y la leche materna también tiene hierro, en poca cantidad pero de fácil y buena asimilación por parte del bebé. Además, si se ofrecen alimentos con hierro es bueno combinarlos con otros que tengan vitamina C y faciliten su absorción, como por ejemplo carne con naranja.

¿Cómo sé qué ha terminado y no tiene más hambre?

Al igual que durante la etapa de lactancia exclusiva el bebé se autorregula, pidiendo cuando tiene hambre y dejando de comer cuando se ha saciado, con la alimentación complementaria se sigue la misma regla: el bebé para de comer cuando ha saciado su apetito. Antes de que hable lo hace saber de diferentes formas: barriendo la bandeja de la trona con el brazo, tirando la comida, dejando de comer… Cada uno desarrollará una forma. Lo importante es repestar y no forzar, sólo ofrecer y nunca obligar a comer, aunque se reciban presiones exteriores para hacerlo.

¿Están prohibidos los purés?

No, si en casa toca puré ese día y el bebé ya maneja los cubiertos, puedes ofrecérselo igualmente.

¿Mi bebé come o sólo lo tira al suelo?

El BLW es un proceso gradual, no te desesperes. Aunque al principio es probable que no coma nada, ya que para ellos todo es un juego y una experimentación, con el tiempo van ingeriendo pequeñas cantidades y después se dan cuenta de que es comida y les sacia, así que empiezan a comer “más en serio”. La prueba definitiva la encuentras al abrir el pañal, porque verás que las deposiciones van cambiando de forma, color y tamaño con respecto a cuando exclusivamente tomaba leche.

¿Se va a atragantar? ¿Qué pasa si se atraganta?

En principio no tiene por qué atragantarse si se siguen las pautas anteriormente descritas. Nunca se pone comida en su boca y al principio sólo se le ofrecen alimentos con el tamaño de un dedo índice y, más adelante, cuando desarrollan el agarre de pinza, los trozos pequeños. Si se atraganta, observa y deja que su reflejo de extrusión actúe empujando fuera con la lengua y algo de tos la comida que no ha podido gestionar.

Si pasados unos segundos eso no ocurre, realiza la maniobra de Heimlich. En bebés se practica colocándole boca abajo sobre tu muslo y sujetándole por debajo con uno de tus brazos, poniendo la mano en su boca para asegurar de que la tiene abierta y escupe. Con la base de la otra mano se dan golpes secos y fuertes entre los homóplatos, aproximadamente uno por segundo. Eso hará que salga hacia fuera lo que ha provocado el atragantamiento.

BIBLIOGRAFíA:

Libros

  • El niño ya come soloGill Rapley. Tracey Murkett
  • Mi niño no me comeCarlos González
  • Se me hace bolaJulio Basulto

Conferencias

Enlaces relacionados:

Por: Ana.M Roncero