BLW

El Baby Led Weaning (BLW) es un método para introducir la alimentación complementaria en la dieta del bebé sin papillás ni purés.

La traducción del inglés equivale a “destete dirigido por el bebé”, porque una vez que se inicia la alimentación complementaria no se deja de tomar lactancia, que es imprescindible durante todo el proceso. La leche y el resto de alimentos se combinan durante año y medio, por lo menos hasta que el bebé cumpla 24 meses.

Las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) es que los bebés inicien la alimentación complementaria a los 6 meses y que la lactancia, a ser posible materna, se prolongue hasta los 2 años de vida.

El BLW, por tanto, acompaña al bebé en este proceso de destete, de transición entre la alimentación exclusivamente de leche a la alimentación exclusivamente de alimentos sólidos. De ahí que una de las cosas fundamentales que hay que tener es paciencia.

Al principio da la impresión de que el bebé sólo chupa, juega, experimenta… Y no come… Así es. A los 6 meses los bebés disfrutan cogiendo y conociendo todo lo que les rodea. Por lo general se mantienen con la espalda erguida sobre una trona, cogen las cosas con el puño cerrado y se las llevan a la boca.

Es precisamente ese interés que muestran por todo el que aprovecha el BLW para introducirles los alimentos sólidos. Al principio los bebés no distinguen un alimento de cualquier otra cosa interesante que haya a su alrededor. Pero, tras unas semanas o meses de experiencia, se dan cuenta de que eso que agarran y chupan se puede comer, tiene sabor, colores y formas y diferentes.

En el BLW los alimentos se introducen tal cual son, sin triturados que desvirtúen las texturas y los sabores originales. Para ello es fundamental cumplir unas normas y precauciones básicas que mantendrán al bebé seguro y garantizarán el éxito.

Parece algo nuevo pero no lo es tanto… Las batiduras, los robots de cocina y pasapurés no llevan toda la vida en nuestra sociedad, es más: la introducción de alimentos triturados a los 6 meses es exclusiva del mundo occidental; a día de hoy muchas otras culturas en el planeta lo realizan de otra forma, al igual que otros aspectos de la crianza.

El BLW se popularizó en el Reino Unido hace unas décadas a raíz de que se demostrara su utilidad para que niños que rechazaban sistemáticamente toda o gran parte de la comida sí quisieran comer los alimentos en trozos, entre otras cosas porque no les gustaba la textura del puré o porque preferían hacerlo ellos y elegir.

La alimentación, como otros aspectos en la vida del bebé, es fundamental durante sus primeros 1.000 días de vida, lo que hace importante decidir de qué manera queremos introducirle en la alimentación complementaria.

IMPRESCINDIBLE TENER…

  • Tiempo. El BLW requiere sentar al bebé a la mesa en todas las comidas familiares y ofrecerle la comida de todos adaptada a su etapa de desarrollo
  • Paciencia. El BLW no consiste en empezar a comer a los 6 meses. Es una introducción gradual de los alimentos. Algunos tardan mucho en comer lo que las abuelas consideran una ración.
  • Fe y esperanza. Los bebés terminarán comiendo, aunque al principio no lo parezca. No siempre es juego y experimentación, con el tiempo comen y siempre disfrutan
  • Comida sana. Es típico que a raíz de cocinar para el bebé mejore la alimentación de todos los miembros de la familia, porque buscas comida sana y cocinas lo mismo para todos. Al bebé no se le deben dar precocinados ni comidas con exceso de grasa, saladas o azucaradas. Lo ideal es evitar los alimentos procesados.
  • Una trona con bandeja para ofrecerle ahí los alimentos.
  • Un hule o mantel de plástico para colocar debajo de la trona, abarcando el máximo espacio posible para recoger los trozos de comida que se caen o tira durante los primeros meses del proceso

BIBLIOGRAFíA:

Libros

  • El niño ya come solo. Gill Rapley. Tracey Murkett
  • Mi niño no me come. Carlos González
  • Se me hace bola. Julio Basulto

Conferencias

Enlaces relacionados:

Por: Ana.M Roncero