La ventaja del otoño y del invierno es que apetecen suculentos postres y uno de los redondos, completos, energizantes, es el cheescake o tarta de queso, seguidos por propuestas de pasteles dulces y salados de queso.
Nuestros amigos de mis recetas han publicado cheesecakes caseros de chocolate (negro y blanco), piña, frutillas, fresas, frambuesas, guanábana, incluida una versión para nuestros amigos celiacos. La propuesta más sofisticada es un Cheesecake de chocolate blanco y limón con coulis de frutillas y cáscaras confitadas de cítricos. Pero también las hay muy sencillas y fáciles.

Por otra parte, tenemos la versión más hispana con las tartas de queso. Son recetas muy similares. Aunque con un toque “más nuestro”. La hacemos con queso, coco y avellanas. Utilizamos frutas como unas deliciosas peras… Y también nos aprovechamos de lo bien que el queso casa con el jamón, la cebolla, el tomillo…. Además, mezclamos el chocolate con un toque de bayleys… E integramos el queso con ricas mermeladas o frutas del bosque como los arándanos…
Por último, tenemos los pasteles de queso. Aquí hay una gran variedad dulces y salados… Mejor que los veas tu misma:

Créditos: Foto de Delicias y Variedades